Como a estas alturas mucha gente sabe la diabetes es una patología provocada por un nivel excesivo de glucosa en la sangre, así como también es de sobra conocida la gran influencia que tiene la insulina para que esa glucosa sea aprovechable para las células del cuerpo.

Lo que no es tan de uso común es la existencia de dos tipos de diabetes muy diferenciados:

  • De tipo 1: se da cuando el organismo humano no es capaz de producir insulina.
  • De tipo 2: éste es el caso más frecuente, y lo encontramos cuando no es correcta la producción de esta hormona o el cuerpo no la utiliza de forma adecuada.

 

Se trata de una de las enfermedades de las que más escuchamos hablar en nuestros días. De hecho, en España tenemos unos 5,3 millones de casos, de los cuales más de la mitad de enfermos ni siquiera son conscientes de su patología, que es crónica y provoca más de 25.000 muertes anuales. Los datos, como vemos, nos hablan de un problema de alcance.

 

Por lo tanto, resulta conveniente tener muy claros ciertos puntos que nos van a ayudar a convivir con la diabetes con un doble objetivo: por un lado hacer que el día a día sea lo más normal posible y por otra parte tener controlada la enfermedad. Y es necesario recordar una vez más la importancia de extremar las precauciones en lo que se refiere a la salud bucal, dada la directísima relación que hay entre sus cuidados y esta patología. El mejor ejemplo es quizá el de la enfermedad periodontal (de las encías), que puede llegar a empeorar los síntomas de la diabetes.

 

Los mejores consejos que se le pueden dar a una persona diabética con respecto a su cuidado bucodental son:

  • Tener siempre bajo control el nivel de glucosa en la sangre.
  • Hacer que el cepillado (tres veces al día) y el uso del hilo dental se conviertan en costumbre diaria.
  • Evitar totalmente el consumo de tabaco, buscando si es necesario para ello ayuda externa.
  • Acudir a la consulta del dentista de forma regular, haciéndole saber desde el primer momento que se padece diabetes. Él se encargará de diagnosticar, controlar y tratar cualquier problema de forma personalizada.
  • En caso de que se utilice dentadura postiza y se esté produciendo algún tipo de molestia relacionado con ella, hay que hacérselo saber al profesional médico.

 

Siguiendo estas pautas, vamos a conseguir disfrutar de una boca sana y a la vez estaremos impidiendo cualquier factor que pueda favorecer los efectos negativos de la diabetes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *